Consulado General y Centro de Promoción Comercial en FRANCFORT DEL MENO

Schlecker: cadena Alemana pide convocatoria de acreedores

La cadena alemana de droguerías "Schlecker", cuya sede se encuentra en Ehringen, a 80 km de Stuttgart, con 6.000 sucursales en Alemania y centenares en Europa, ha presentado declaración de quiebra ante el juzgado de Ulm, al sur de Alemania.

En Alemania se denomina droguería a negocios especializados en artículos de limpieza, perfumería, alimentos para bebés, herboristería, etc.

Schlecker, que emplea a 30.000 personas en Alemania y 17.000 en el extranjero, ya había anunciado el propósito de cerrar hasta el próximo mes de febrero un total de 600 comercios en Alemania debido a su falta de rentabilidad. En su convocatoria de acreedores, Schlecker ha presentado propuestas sobre el futuro de la compañía.

La empresa había negado informaciones sobre dificultades en sus pagos y preveía volver a obtener ganancias después de varios ejercicios con números en rojo.

La cadena de droguerías ya había comenzado a cerrar sucursales y había iniciado un proceso de saneamiento de su red para cambiarles la imagen y poder competir con los grandes grupos Dm y Rossmann.

Durante muchos años, Schlecker fue el número uno en el mercado de droguerías alemán, si bien desde hace años Dm y Rossmann han crecido más rápidamente. La prensa especializada atribuye este retroceso a la política de la empresa de conceder más importancia a los bajos costos que a la imagen. Por lo general se trata de locales de autoservicio con pasillos angostos, mercadería amontonada y presentada en forma muy poco atractiva.

Además, la empresa ha llevado una política de personal muy controvertida, con salarios por debajo del convenio, prohibición a cualquier intento de sindicalización y una austeridad espartana.

Esta imagen negativa se traduce en casi todos los artículos de prensa al respecto. Por ejemplo, en la editorial del 25 de enero, el diario de Múnich "Sueddeutsche Zeitung" aseguraba que "nadie se pondrá triste por la decadencia de la empresa".

Schlecker, no ha dado a conocer a la prensa las pérdidas sufridas por la empresa en los últimos años. En cambio, se informó que en 2010 facturó aproximadamante 6.500 millones de euros.